En el mundo de hoy en día cada vez es más complicado encontrar un momento de pausa e introspección para equilibrarnos psicológicamente. El ritmo frenético y enfermizo que impera en todos los ámbitos de nuestra vida nos obliga a no parar ni un solo segundo. Pero como ya afirmaban nuestros antepasados clásicos, no podemos disfrutar de una verdadera salud externa si no nos sentimos bien también en relación a nuestro interior. Y cuando hablan de interior no se refieren a escala orgánica, sino en el ámbito mental y psicológico.
Una de las mejores maneras de evadirse de la realidad que nos rodea, pasa por realizar varios ejercicios de concentración y abstracción. El acto de concentrarse no es siempre un movimiento sencillo, ya que muchas personas no consiguen librarse de las presiones que reciben a lo largo de la semana. Sea por presiones laborales, familiares o de cualquier otro ámbito. Y mejorar la concentración y poner en movimiento nuestra psique también nos ayuda a prevenir la pérdida de memoria. Dos elementos prácticamente indisociables de la salud mental. Hoy os queremos recomendar una serie de ejercicios que os ayudarán a mejorar la concentración y a potenciar la memoria con el fin de lograr la estabilidad emocional que anteriormente hemos mencionado.
Existe un gran número de actividades que persiguen este fin, pero quizás uno de los más interesantes y accesibles es el acto de tomar un libro. Todos vivimos en una realidad rodeada por obras narrativas, pero cada vez son menos las personas que optan por entrar en contacto con ellas. El hecho de leer implica concentración, y la concentración también implica comprensión. Si entendemos y analizamos lo que estamos leyendo nuestra mente también inicia un movimiento de captación. Es decir: recordar. Los elementos positivos que nos aporta la lectura son muchísimos, pero como ya hemos mencionado, su accesibilidad es uno de los puntos claves. Los géneros literarios son casi infinitos, y todo el mundo encontrará un libro que se adapte a sus inquietudes personales.

El segundo ejercicio recomendable para mejorar la concentración y la memoria es la práctica de un juego que implique racionalidad. Por ejemplo, son muchos los pasatiempos que suponen un reto psicológico, y no hay nada mejor que hacerlos en compañía. Por ejemplo, el póker es una actividad recomendable para prevenir la pérdida de memoria, se trata de un juego que también engloba diversos mitos, entre los que se encuentra el “juego de habilidad”, y que puede incidir directamente sobre este aspecto. Otros juegos de mesa, como podría ser el caso del ajedrez, potencian las capacidades neuronales y amplían el pensamiento lógico. También nos ayuda a tener paciencia y esperar nuestro turno, esto no siempre es posible en el mundo actual a causa del ritmo de vida inherente.
Para prevenir la pérdida de memoria, es interesante también cambiar nuestra rutina diaria. Si cada día realizamos las mismas actividades, y repetimos de manera constante un patrón vital, nuestra mente se empobrece. Para evitar el envejecimiento prematuro y por ende, la pérdida de memoria, podemos alterar pequeños elementos de nuestro día a día; por ejemplo modificar la ruta que tomamos para volver a casa después de finalizar la jornada laboral.
Como ocurre en tantos otros ámbitos sanitarios y de salud, el descanso también es un elemento fundamental. Disfrutar de unas horas de sueño determinadas, y hacerlo con calidad, es determinante. Si descansamos, sobre todo a escala mental, nuestra concentración mejorará. A todos nos suena la típica imagen del alumno durmiéndose en clase después de pasar una noche complicada. A los adultos nos sucede exactamente lo mismo, y un mal descanso implica también un estado de ánimo alterado, virando hacia la agresividad y la impulsividad, dos conceptos que se alejan diametralmente de la concentración y de la calma.
Finalmente, la alimentación también es uno de los puntos clave, una dieta variada y equilibrada nos ayudará a prevenir la pérdida de memoria. Hay varios elementos que son recomendables, como el aceite de oliva, el brócoli, varios cítricos o el tomate. Si se siguen estos patrones, podréis disfrutar de una buena memoria, mejorando así la concentración y alcanzando la ansiada estabilidad psicológica. No todo pasa por el aspecto exterior, es necesario que todo sea equilibrado.

Aún no hay calificaciones.

Por favor califique esto