Aprovechando las oportunidades: Jonatan trabaja como recolector en su pueblo y es el abanderado del Cenma

0
155

El joven Jonatan Juncos fue entrevistado por el reconocido diario La Voz de San Justo, rescatando su instinto de superación y responsabilidad, destacando su designación como abanderado del CENMA. Compartimos el artículo.

Jonatan trabaja como recolector en su pueblo y es el abanderado del Cenma

Domingo 2 de Enero de 2022 | 10:30 AM

Tiene 29 años y terminó el secundario con promedio 9.60. El joven es uno de los recolectores de basura de su pueblo y aseguró que seguirá asistiendo para colaborar con la institución.

Por Stefanía Musso | LVSJ

“Ya pasaron dos semanas desde que me convertí en el abanderado del Cenma y no lo puedo creer. Parece que fuera una mentira”, contó a LA VOZ DE SAN JUSTO muy emocionado y feliz Jonatan Juncos.

El joven de 29 años cursó sus estudios en el Cenma Nº 172, de la localidad de Devoto. Tras 11 años sin tomar los libros, terminó siendo el mejor alumno con un promedio general de 9.60.

Jonatan es empleado municipal y se gana la vida como recolector de basura en su pueblo. Pero hace unos años que le rondaba la idea de terminar sus estudios secundarios y decidió emprenderse en este proyecto.  “Era momento de cumplir con esta asignatura pendiente en mi vida”, aseguró el joven, quien no descarta seguir estudiando alguna carrera terciaria además de colaborar con la institución que tanto le dio para dar un paso adelante en su formación.

“Es algo lindo, de lo que me quedan los mejores recuerdos. Es un sueño cumplido”, contó el joven devotense.

Dejar para luego volver

“Dejé en cuarto año del secundario porque elegí mal la especialidad y además, porque tenía déficit de atención. Nunca me lleve materias pero desde cuarto año, ya no quería ir más, no me gustaba y quería otras cosas en mi vida”, contó el entrevistado.

El devotense comenzó trabajando en una mueblería pero luego entró al municipio de Devoto en el área de recolección de residuos. “Dejar fue una decisión personal y mis padres me dijeron que si dejaba la escuela, tenía que trabajar para poder tener lo que quería”.

Para Jonatan, terminar la escuela era algo pendiente en su vida por eso, decidió anotarse en el Cenma. “Era el objetivo que siempre tuve pero no era mi prioridad. Con el tiempo, un amigo hizo la nocturna y entendí que era un nuevo camino para tomar”, destacó.

Lo que nunca imaginó es que le fuera tan bien. “Ese déficit de atención que supuestamente tenía en la escuela era porque no quería estudiar. En el Cenma presté atención y con eso me bastó para rendir. Fueron tres años de mucho aprendizaje, no solo en la escuela sino de conocer la historia de muchas personas y compartir buenos momentos”.

Con este logro doble, de terminar el secundario y ser abanderado. “Me gustaría seguir estudiando historia, sobre alimentos o administración de empresas”, apuntó.

“Es difícil para mí cerrar las puertas del Cenma porque me hizo muy bien en mi vida. Voy a seguir asistiendo al lugar para ayudar a los que necesitan y devolverle algo a la institución que tanto me dio”, concluyó. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí