Estas son las parejas que más se han beneficiado del sexo en pandemia

0
62
52 / 100

No se puede negar que la pandemia ha tenido un amplio impacto en las relaciones de pareja.

Mientras algunas de ellas han cuestionado su continuidad debido a las tensiones y presiones de la convivencia en el hogar, las 24 horas del día, otras han aprovechado el distanciamiento impuesto entre ellas para innovar y probar cosas nuevas.

Y es que ya se sabe que todo lo que lleva asociado la etiqueta “prohibido” nos llama poderosamente la atención. La adrenalina de hacer algo prohibido y el riesgo a ser descubierto son grandes aliados a la hora de activar nuestro deseo sexual.

Ser más joven, vivir solo y sentirse estresado y solitario estaban vinculados a probar cosas nuevas. De hecho, muchas personas que no tenían pareja se han lanzado a buscar chicas de compañía en páginas como Simple Escorts o la conquista de las apps de citas. Además, los juguetes sexuales también han ocupado un gran protagonismo en las relaciones sexuales, ya sean en solitario o en pareja.

Este hecho es especialmente interesante, ya que parece ir en contra de investigaciones anteriores que sugerían que la pandemia provocaba un descenso de las relaciones sexuales.

Así, mientras que algunas personas vieron cómo el estrés del confinamiento, los incesantes ciclos de malas noticias y la ansiedad por la salud acababan con su deseo sexual, otras encontraron que la intensidad y el miedo que rodeaban a la pandemia les excitaba.

El miedo a contraer la COVID-19 puede mejorar la vida sexual

Es más, aunque se ha hablado mucho de los problemas de salud mental provocados por la pandemia, el miedo a contraer el COVID-19 puede haber beneficiado a algunas parejas en lo que respecta a su vida sexual, según sugiere un nuevo estudio.

El estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Lisboa (Portugal) y del Instituto Kinsey (Indiana) encuestó a 303 personas con relaciones románticas (el 58,1% de ellas, hombres) y descubrió que los cambios en el estilo de vida provocados por la pandemia se asociaban a un deseo sexual positivo para los participantes más temerosos de la infección por COVID-19.

Aunque el estrés suele asociarse negativamente con el deseo sexual, las experiencias negativas causadas por el entorno pueden, paradójicamente, potenciarlo, según se desprende del estudio.

El estudio publicado el año pasado en la revista Leisure Sciences, descubrió que casi la mitad de los más de 1.500 adultos a los que encuestó en línea pensaban que el COVID-19 había tenido un impacto negativo en su vida sexual.

Sin embargo, los que fueron sexualmente activos durante la pandemia, bien con su pareja o en compañía de una escorts dijeron que se habían vuelto más aventureros en la cama, y uno de cada cinco participantes “amplió su repertorio sexual incorporando nuevas actividades”, señala el estudio.

 

El deseo sexual a través del sexting

Otro de los grandes fenómenos que ha tenido lugar durante la pandemia ha sido la puesta en práctica del sexting, es decir, comunicar nuestras fantasías y deseos sexuales a través de nuestros dispositivos tecnológicos.

Estos mensajes de alto contenido erótico pueden ser desde simples mensajes de texto, audios, fotos o incluso vídeos, y se pueden enviar por whatsapp, redes sociales o cualquier otra herramienta de comunicación digital. Por este motivo, hay que tener mucho cuidado a la hora de poner en marcha esta práctica, ya que, si la persona con la que nos conectamos no es de confianza, podríamos sufrir la difusión pública del contenido o, incluso, ser objeto de chantaje.

Sin embargo, no todo es negativo. El sexting entre adultos estimula el juego erótico para romper con la rutina y mejora la satisfacción sexual de la pareja.

El sexting se utiliza tanto para ligar, como para tener relaciones fuera de la pareja o en relaciones a distancia. Según datos ofrecidos por la tienda de juguetes sexuales Platanomelón, un 70% de las parejas consultadas que viven separadas aseguran haberlo probado durante el confinamiento.

Aún no hay calificaciones.

Por favor califique esto

pezler