Test negativo para poder ingresar: quiénes están exceptuados

0
198

La validez es de 7 días y quienes no puedan pagarlo podrán acceder a una prueba gratuita en el puesto sanitario del acceso oeste, mientras para quienes sí puedan hacerlo, costará $1.000. “El fin no es recaudar”, aseguraron las autoridades municipales y defendieron la medida.

En la mañana de este lunes el intendente Ignacio García Aresca presenció el operativo de testeos rápidos en el sector norte de la ciudad. Los controles se hicieron en la zona de calles Intendente Lamberghini y José Mármol.

Hoy allí se realizaron 173 testeos de los cuales 6 luego derivaron en un hisopado. El operativo coordinado con el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) tuvo como objetico identificar posibles casos de coronavirus entre residentes de la zona que hayan podido tener algún contacto con los últimos positivos y poder así cortar la cadena de transmisión del virus.

El intendente Ignacio García Aresca supervisó la tarea y en ese marco dialogó con la prensa sobre la medida que este lunes -a partir de la firma del correspondiente decreto- empezó a regir y establece la obligatoriedad de presentar un test negativo para toda aquella persona que quiera ingresar a San Francisco.

Hay excepciones

El decreto contempla algunas excepciones, como por ejemplo, servicios de urgencias médicas o pacientes que deban viajar a nuestra ciudad para realizar algún tratamiento médico como ser diálisis. 

Además, el test tiene una validez de 7 días, trascurridos los mismos, la persona deberá repetir la prueba.

El fin no es recaudar

“El objetivo no es para nada recaudatorio”, aseguraron las autoridades municipales, sino “meramente preventivo”. San Francisco no cuenta con trasmisión comunitaria del virus y quiere mantenerse así, para ello refuerza los controles. Con esto “queremos detectar posibles casos asintomáticos de Covid -19”.

“No hay que comparar lo económico y lo sanitario”, dijo el intendente y dio a conocer su parecer: “He leído acerca de opiniones que debemos convivir con el virus, pero si llega a haber circulación comunitaria la salud se va a restringir, se van a enfermar los médicos y enfermeros y ¿quién nos va a atender por cualquier patología?. Lo mismo con el personal de seguridad”.

Al ahondar en los motivos que lo llevaron a decidir sobre este requisito, García Aresca sostuvo que influyó la “delicada situación en la provincia de Córdoba y Santa Fe” donde hay ciudades que tuvieron que retroceder de fase.

“Cuando nos toca gobernar pensamos en la población de la ciudad. Yo pienso en la salud de todos, yo quiero saber qué harían las empresas, gimnasios, empleadas domésticas, comercios, albañiles si volviéramos a fase 1” de la cuarentena, enfatizó el intendente.

Reafirmó la decisión

García Aresca aceptó las opiniones de los vecinos de la ciudad y de alrededores sobre la medida más restrictiva en los ingresos y sostuvo que “seguirá tomando decisiones como gobernante” y aclaró que “es una acción que ya se realizaba desde antes”, en alusión a los controles a camiones en accesos.

“Las personas que son de localidades cercanas irán por el corredor y en las mismas condiciones que ahora, los que lleguen de zonas con circulación comunitaria harán cuarentena”, advirtió.

“Tendrán que tener un test o sino lo haremos acá para que puedan ingresar. En eso he hablado con empresarios muchos van a hacer el testeo porque les da la seguridad a ellos para trabajar”, argumentó García Aresca.

 Entre quienes manifestaron inquietud al conocerse la medida se encuentran empresas, productores rurales, trabajadores, profesionales, entre otros que diariamente ingresan o salen de la ciudad por cuestiones laborales, y también los gremios que sugirieron que sean los empleadores quienes afronten el costo de los testeos. 

Dónde hacer el test

En el sector privado, el costo de los test rápidos oscila entre los $3.000 y los $4.800, según la clínica o el laboratorio, y no son cubiertos por las obras sociales. Sin embargo, el municipio informó que quienes no puedan afrontar ese costo, podrán acceder al examen gratuito en el puesto sanitario ubicado en el edificio de la ex Esso, en la intersección de las rutas 158, 19 y 1. En tanto, quienes estén en condiciones de pagarlo, accederá abonando $1.000 (al costo), a modo de “bono contribución” para que la municipalidad costee la compra de más test.

Este puesto funciona de lunes a viernes de 7 a 20 y sábados y domingo por la mañana, por lo tanto, quienes quieran ingresar a San Francisco por la noche y madrugada, deberán portar el comprobante del test con resultado negativo.

Durante el fin de semana, el personal a cargo de los controles en caso de que una persona no posea el comprobante, lo escoltará hasta un domicilio y se realizará su seguimiento para que en las horas siguientes se someta al test.  El examen no demora más de 12 minutos y el resultado se conoce en ese mismo momento.   

“En esto tiene que haber equilibrio para que no sea una anarquía donde de golpe no podamos controlarnos ni nosotros y que la economía se destruya”, siguió García Aresca.

Asimismo, no desconoció “el resquemor” de las poblaciones vecinas pero se amparó que la elección de una medida que brinda “más seguridad como son los testeos” y dijo: “No es recaudatorio como todos dicen”.

FOTO Y FUENTE: LA VOZ DE SAN JUSTO

Aún no hay calificaciones.

Por favor califique esto

pezler